Home » » Cuánto estamos dispuestos a sufrir por alguien...

Cuánto estamos dispuestos a sufrir por alguien...

Después de todo lo que me ha sucedido... de los consejos bienavenidos de Amos y Amas, sumisas, amigos no D/s... se me hizo un nudo en la garganta y me planteé cual fue mi peor error...
Creo que fueron unos cuantos...uno de ellos confiar y dar demasiado, otro creer en palabras mientras los actos decian otra cosa... pensar que era especial y que el trato que me daban era privilegiado sin serlo...

En fin, muchas cosas...pero ahora me pregunto que tan dispuesta estuve o volvería a estar para sufrir por alguien... cuál y porque tuve ese límite... Si lo se, esta es una pregunta que no tiene una sola respuesta, y tampoco son reales o no... está en cada quien saber hasta donde puede o quiere aguantar.
Cuando damos, es automático que tengamos la sensación de merecernos lo mismo, o merecer algo pues...Y eso no me parece egoista, no es que tengamos que depender de algo de alguien que solo nos de por generosidad... sino que es algo que hasta la dignidad como personas nos exige.
Al dar lo mejor de mi, cuando decidí compartir mi vida en intimidad, cuando también decidí abrir mi corazón de par en par y desnudar mi alma hasta el último rincón, cuando perdí toda verguenza, cuando mis secretos dejaron de serlo, al menos pienso que me merecía comprensión.
Y si, quien dice que no merecemos, merecemos honestidad y franqueza, y ambas alimentan la dignidad que poseemos como personas.

Que se me haya menospreciado, ignorado, olvidado y desconocido friamente el amor que regalé a manos llenas es desconsideración.

Ahora comprendo, viendolo desde otro punto de vista y con una nueva conciencia que la situacion comienza a hacerse mas clara y transparente... es más obvia... de ahora en adelante, si no me siento bien en un lugar, hago maleticas y me voy.
Mi corazón no fue sensato porque me quedé a tratar de agradar o disculparme por no ser lo que le gustaría que fuera.
La verdad es más hermosa que fingir amor. Porque quien te dice que te ama, pero piensa en otras personas al decirtelo, no te ama.

Es clarito como el agua... en cualquier relación de pareja no me puede merecer quien no me ame y hasta se vanagloria de decirlo y menos quien me lastima.

Me costó mucho, pero mi conciencia y lo que deseo cambió drásticamente... hasta el herir reiteradamente con excusas no lo quiero y no me conviene.

No lo ví sino hasta ahora, no definí mis límites, los límites que no debía traspasar para no lesionar mi dignidad... y esos eran la mejor forma para conservar la emoción por vivir y existir...
Mis límites ya no son los mismos y la lección fue aprendida...
Gracias a todos por la compañía, por el cariño, el apoyo y los consejos.
los quiero mucho.
iara
 
Support : Copyright © 2015. comme prima - All Rights Reserved